Bienvenidos a nuestro blog

Este blog estará siempre abierto a aquellos que de forma independiente y desinteresada deseen aportar su granito de arena para difundir y engrandecer la cutura de la tauromaquia en cualquiera de sus manifestaciones.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Modos y maneras

Las libertades de pensamiento y de expresión son valores fundamentales de cualquier sociedad en la que se aspire a una convivencia pacífica y en armonía.

El modo en el que esta libertad se ejerce depende de cada cual, pero en muchos casos retrata a personas y colectivos.
Así, mientras que la frustración provocada en los movimientos animalistas por el escaso eco que tienen sus argumentos y convocatorias deriva - cada vez con más frecuencia - en el insulto, la extorsión y la violencia, encontramos en la manifestación celebrada en Valladolid el pasado sábado el ejemplo más contundente de tolerancia, firmeza en las convicciones propias y respeto a las ajenas.

Son modos y maneras diferentes de comportarse que nos definen a unos y a otros.


"El ejemplo más contundente de tolerancia, firmeza en las convicciones propias y respeto a las ajenas"

Desde aquí no podía faltar nuestra felicitación a los Jóvenes Taurinos de Valladolid por el éxito de convocatoria y organización, así como el agradecimiento sincero a los más de 9000 aficionados que dedicasteis unas horas de vuestro tiempo a dar un nuevo ejemplo de que las tauromaquias han estado, están y estarán inseparablemente ligadas a libertad del pueblo, la cultura y el civismo.

Os dejo una galería de fotos de la manifestación en en defensa de la tauromaquia, celebrada el pasado sábado 12 de septiembre de 2015 en Valladolid.

Cabecera de la manifestación

Momentos previos al inicio de la marcha


Los aficionados prácticos de Valladolid hicimos el recorrido juntos

Imágenes desde dentro de la manifestación

Los tendidos de la Plaza de Toros se fueron cuajando con aficionados y manifestantes



Victorino Martín se dirigió a los manifestantes

En el centro del ruedo representantes de asociaciones, profesionales y personas destacadas


En definitiva, un éxito de organización y asistencia


lunes, 7 de septiembre de 2015

Guiños y carantoñas

Ha sido costumbre en los últimos años corear en voz alta y amplificar las torpezas, en muchos casos evidentes, del anterior alcalde de Valladolid.

Y parece ser que en esto de las torpezas no le va a la zaga el nuevo alcalde que se ha empeñado en serlo sólo de una parte de los ciudadanos de Valladolid.

Así, mientras en el primer festejo de la Feria Taurina de San Lorenzo de 2015, la afición a los festejos populares abarrotó el coso del Paseo de Zorrilla, el figura comunicaba que “El Ayuntamiento se desvincula y delega el histórico trofeo taurino de San Pedro Regalado”

En una ciudad que comparte con los toreros Patrón e historia se abre una etapa tan cargada de nuevas sensibilidades como ayuna de memoria.

Para permanecer en el poder hace números y le resulta barato vender la memoria de la ciudad y desvincularse de estas suertes bárbaras sin darse cuenta de que con ello desprecia y se desvincula de los miles de personas que admiran y se reconocen en el enfrentamiento sincero del hombre y el toro.

video
Aspecto de los tendidos del coso del Paseo de Zorrilla ayer en el primer festejo de la Feria

Y lo que es una realidad incuestionable es que seremos más de cincuenta mil las personas que pagaremos nuestra entrada estos días para asistir a los festejos taurinos programados en Valladolid. Personas de todas las edades, a las que nos une una pasión que compartimos en armonía personas de todas las ideologías, oficios y orientaciones sexuales.

Pero resulta que visto lo visto al nuevo alcalde desvincularse de esta realidad “se le hace bola” y para pasar el trago prefiere vincularse a las húmedas carantoñas que le ofrece esta época de nuevas sensibilidades.

“El nuevo alcalde de Valladolid después de desvincularse  del histórico trofeo taurino de San Pedro Regalado”
 
Confiemos en que pasado el calentón fiestero reflexione y decida cumplir con su obligación y ser el alcalde de todos los ciudadanos sin desvincularse de ninguno.

martes, 1 de septiembre de 2015

Manifestación Taurina. Nosotros también vamos.


El próximo sábado 12 de septiembre de 2015, un grupo de jóvenes aficionados de Valladolid, ha convocado a la ciudadanía y a los aficionados a una manifestación en defensa de las diferentes expresiones de la tauromaquia.

Y sin diferenciación entendemos que deberían darse cita en ella profesionales, aficionados y otros ciudadanos que, sin ser necesariamente aficionados, reconocen en la tauromaquia las raíces y el futuro de la cultura de nuestros pueblos. De su permanencia, evolución y desarrollo en libertad.

Hoy que la corrección política y el postureo mediático ha hecho que algunos hayan perdido de vista en su horizonte ideales que en otro tiempo fueron distintivo de convivencia y progreso, la fiesta del pueblo alza su voz para recordar que los valores de la pluralidad, la tolerancia, del libre acceso al trabajo y la cultura, del respeto a la libertad individual y al marco legal no pueden verse laminados por quienes quieren imponer al conjunto de la sociedad, utilizando cada vez más a menudo la fuerza y la extorsión, su propio modelo ético por más respetable que éste pudiera parecer.

Es hora de recordar y afirmar sin complejos que la Tauromaquia no es como algunos se empeñan vanamente en repetir un simple ejercicio de crueldad, sino que conforma y así lo reconoce la ley, un incuestionable patrimonio cultural inmaterial español, que no ostentamos en exclusiva, sino que compartimos con otros lugares como Portugal, Iberoamérica y el sur de Francia.

Es por tanto nuestra obligación recibir este patrimonio, mejorarlo y transmitirlo a los que nos siguen.

Es por tanto nuestra obligación exigir a los diferentes agentes que participan en la tauromaquia: autoridades, empresarios, profesionales, medios de comunicación, ciudadanía y aficionados, el cumplimiento de sus responsabilidades con la fiesta.

A las autoridades:

Protección y cumplimiento de la legalidad vigente. Pronunciamiento definitivo y sin demora del fallo del Tribunal Constitucional y cumplimiento activo de sus obligaciones de promoción y defensa de la Tauromaquia en plano de igualdad con el resto de las expresiones que componen nuestro patrimonio cultural.

A los empresarios y profesionales:

Modernidad, adaptación a los nuevos tiempos, nuevos modelos de organización y promoción de la fiesta hacia el futuro, presencia en la sociedad y respeto a la integridad del espectáculo.

A los medios de comunicación:

Cese de la censura y de la imposición del silencio hacia la tauromaquia. Eliminación de las restricciones informativas y revisión de los códigos éticos. Presencia informativa acorde con el segundo espectáculo de masas de este país.

A la ciudadanía:

Tolerancia con todas las opciones vitales y defensa de la pluralidad cultural y de pensamiento en la sociedad.

A los aficionados:

Participación, organización, activismo y visibilidad social.

Por esto, desde el Grupo de Aficionados Prácticos de Valladolid, creemos que es necesario apoyar la Manifestación convocada en Valladolid para el próximo día 12 de septiembre de 2015.


Por esto, NOSOTROS TAMBIÉN VAMOS.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Regreso al siglo XV

Hace unos días publicaba en este mismo blog un par de artículos describiendo la situación de presión y de ataque a las libertades que estamos viviendo. Advertíamos en ellos que la prohibición de la expresión cultural de la tauromaquia sería el inicio y la continuación de otras prohibiciones, de otras presiones.


Hoy un grupo musical ve como se les presiona hasta hacerles imposible su actuación. Alguien ha decidido que "No es adecuada".
En un viaje del siglo XXI al XV se atreven a dictar lo que es adecuado y lo que no. Y como tantas veces en la historia, ven en su pretendida superioridad moral justificación para la coacción, la amenaza y el chantaje.

Como no parece que este grupo vaya a recibir la solidaridad del par de centenares de "artistas y representantes de la cultura" que con su nombre apoyan esta nueva forma de censura, vaya desde aquí la mía para este grupo que se ve obligado a rendirse frente a la presión de los grupos animalistas.
Otros más que se ven obligados a tomar el camino de la rendición, un camino que si bien a ellos no les llevará muy lejos, nos conduce a los demás nuevamente al siglo XV.

Este es el comunicado original de cancelación que emitió la organización del concierto

martes, 14 de julio de 2015

Cultura contra cultura



Carta abierta al alcalde de Tordesillas

Hemos conocido hoy la propuesta que te han hecho un grupo de “artistas” de actuar gratis en tu pueblo a cambio de eliminar al Toro de la Vega.

Te ofrecen con ello convertir a Tordesillas en un “referente mundial de la cultura, la música y las artes”.

Te tienden la mano en representación de la mayoría de los ciudadanos para reconciliar a Tordesillas con el mundo y al mundo con Tordesillas.

Te muestran el camino para devolver a las gentes de tu pueblo al único camino correcto, el que abraza su ideología superior. A cambio de rendir el Toro, tus vecinos dejarán de ser considerados indeseables y cesará contra ellos toda persecución.

Alcanzarán el honor del converso y serán ejemplo a seguir por las gentes de otros pueblos que, como tus paisanos a día de hoy son merecedores de exterminio cultural.

Puro nazismo cultural.

Cuando un artista se suma a una propuesta como esta no puede ser más prepotente ni más ignorante.

Prepotente porque se arroga una representación que nadie le ha otorgado e ignorante porque olvida las consecuencias especialmente graves que tiene para cualquier artista y para la sociedad aceptar visiones unidireccionales y totalitarias del hecho cultural. La historia nos lo ha demostrado con creces.

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no hice nada…” No hace falta continuar el poema que todos conocemos.

Porque es fácil que el que hoy ofrece su producción cultural a cambio de suprimir y eliminar la cultura del otro, nuestra cultura, algún día se vea en la obligación de reclamar para sí la libertad que hoy nos niega.

Estoy seguro alcalde, que si llegara ese día estos que hoy se suman a este holocausto cultural de la tauromaquia, te encontrarían, nos encontrarían dispuestos a defender el marco de legalidad y libertad que hoy se aprestan a horadar.

Mientras tanto, es hora de reconocer lo que verdaderamente está en juego que va muchísimo más allá que la vida de un toro. Es hora de reconocer y proclamar que la cultura popular ni es inferior ni pretende confrontarse contra ninguna otra expresión cultural.

La tauromaquia, las tauromaquias porque son muchas y muy diversas son una más de las manifestaciones de la cultura de nuestros pueblos, y así se refleja en nuestra historia y en las leyes vigentes.

La tauromaquia, las tauromaquias son hoy cada día más, expresión de la libertad de nuestros pueblos. Ejercicio de participación voluntaria y democrática que a nadie obliga y a nadie ofende.

No alcalde, no, bien sabes que Tordesillas no necesita reconciliarse con el mundo porque a nadie ha ofendido.

Hoy que Tordesillas es víctima de un chantaje indecente, vemos en ello atacada nuestra cultura y agredida no sólo nuestra libertad sino la de todos.

Por eso esta carta abierta. Por eso José Antonio, quiero expresarte nuestro apoyo a ti y con ello a los vecinos de Tordesillas y de tantos pueblos en los que el toro se reconoce como cultura, en una batalla que no va a ser fácil, en una batalla en la que estamos seguros que la libertad y la cultura popular triunfarán frente a la sofisticada barbarie de aquellos que, creyéndose superiores a nosotros, se prestan para ser nuestros nuevos salvadores.

Felipe Romero
Coordinador del Grupo de Aficionados Prácticos de Valladolid

martes, 30 de junio de 2015

Autos de Fe


Los autos de fe eran actos públicos organizados por la Inquisición española en los que los condenados por el tribunal abjuraban de sus pecados y mostraban su arrepentimiento —lo que hacía posible su reconciliación con la Iglesia Católica— para que sirvieran de lección a todos los fieles que se habían congregado en la plaza pública o en la iglesia donde se celebraban.


El propósito de los procesos de la Inquisición no era salvar el alma de los condenados sino garantizar el bien público «extirpando» la herejía. De ahí que la lectura de las sentencias y de las abjuraciones tuviera que hacerse públicamente "para edificación de todos y también para inspirar miedo", como señalaba el jurista Francisco Peña en 1578 en su comentario del Manual del Inquisidor de Nicholas Eymerich. Así pues, era imprescindible que el condenado afirmara ante el público congregado que había pecado y que se arrepentía, para que sirviera de lección a todos los que le escuchaban.

Y esto que comenzó como un acto religioso, de penitencia y justicia, acabó siendo una fiesta pública a la que las gentes acudían, curiosas, en tropel.

Según el Manual de Inquisidores de Nicholas Eymerich, "Conviene que una gran multitud asista al suplicio y a los tormentos de los culpables, a fin de que el temor les aparte del mal". "Es un espectáculo que llena de terror a los asistentes y una imagen terrorífica del Juicio Final. Pues bien, éste es el sentimiento que conviene inspirar".


En el relato del primer auto de fe celebrado en Toledo el domingo 12 de febrero de 1486, en el que se dice que 750 judeoconversos reconciliados salieron en procesión de la Iglesia de San Pedro Mártir. "Con el gran frío que hazía, y la desonra y mengua que recebían por la gran gente que los mirava, porque vino mucha gente de las comarcas a los mirar, yvan dando muy grandes alaridos, y llorando algunos se mesavan; créense más por la desonra que recebían que no por la ofensa que a Dios hizieron".

No me ha resultado complejo localizar esta información, me bastó acudir a la wikipedia y parecería cosa del pasado si no fuera porque hoy estamos asistiendo al renacer de esta práctica en el marco de las redes sociales.

Dos han sido los últimos reos que han alcanzado mayor notoriedad pública y por ello han sido más celebrados por intolerantes e inquisidores: Leo Harlem y Samantha Vallejo-Nájera.

Verdaderos reos de organizados autos de fe animalista. Acosados y perseguidos hasta abjurar de sus pecados de acercamiento o comprensión hacia la tauromaquia. Pero no de forma privada, sino colocados en picota pública, amenazados, avergonzados y abochornados por una caterva de dementes, no han podido resistir la presión y se han visto obligados a “reconocer públicamente su culpa”.

Privados sus derechos, de las más elementales libertades, sus casos se airean y ventilan en las redes sociales con estrépito con el fin de extender un sentimiento de terror entre todos los que tengan una imagen pública que puede verse inmediatamente comprometida y vilipendiada.

Y ellos, que se sienten obligados a elegir entre su trabajo, su imagen pública y su afición ceden y se reconocen culpables. Piden disculpas y ofrecen muestras de arrepentimiento para triunfo y alborozo de ese rebaño de descerebrados.

Nadie soy para exigir nada a nadie, pero si para recordar que muchos murieron sin arrepentirse de sus errores pues nada de lo que se les acusaba era pecado.

¿Sirvió de algo? Tal vez a ellos no pero a nosotros sí. Es hoy el día en el que los recordamos como hombres y mujeres dignos de memoria, defensores pacíficos de sus convicciones y ejemplos de libertad y progreso.

Y da igual que se trate de artistas, escritores, cantantes, políticos o cocineros. En estos días ser aficionado a los toros tiene un precio cada día más alto.

Hoy escribo esto con tristeza al ver como en el siglo XXI vuelven a soplar en España medievales vientos de inquisición y censura. Hoy vemos como en España se limita y coarta el libre acceso a la cultura.

¿Deberemos asistir impasibles a los nuevos autos de fe?

sábado, 27 de junio de 2015

Finalizamos mirando al futuro


El sábado pasado finalizamos nuestra temporada de 2015 del taller de tauromaquia para aficionados prácticos.


Y con esta han sido ya 6 ediciones en las que hemos ido tratando entre todos de cuajar un grupo de aficionados que cada día se va haciendo más grande.

También hemos tratado de hacer compatibles todas esas cosas que a veces hablamos en nuestras reuniones y que tanto nos importan: nuestra afición por torear y la sensibilidad con los que empiezan y quieren abrirse paso en la profesión de toreros.



Por eso me siento especialmente feliz de que hayamos puesto punto y final a esta temporada mirando al futuro y qué mejor forma que invitar a compartir nuestro tentadero a 3 alumnos de la Escuela Taurina de Medina de Rioseco.

Tres muchachos, Javi, Luis y Daniel que tuvieron la ocasión de dar sus primeros muletazos con nuestro grupo. Quién sabe si algún día cumplirán el sueño de vestir de luces y llegar a matadores de toros. En todo caso lo que es seguro es que a nosotros nos regalaron una nueva ilusión y que ellos hicieron ya sus primeros partidarios.

Javier Sánchez Mira

Luis Enciso

y el pequeño Daniel Martín dieron con nosotros sus primeros pasos delante de los animales como alumnos de la Escuela Taurina de Medina de Rioseco


Ahora que hacemos balance de la temporada, es bueno agradecer a todos los que nos han ayudado a hacer posible esta edición:

Ganaderos: Manuel Ferrero, José Mayoral y José Carlos Cañero.

Toreros: Santiago Castro Luguillano, Jorge Manrique, Alberto Durán, Pablo Santana, Paco Carmona, Ricardo Maldonado, José Manuel Serrano, Ángel Moreno García.

Periodistas y amigos: César Mata, Santos García Catalán, José Luis Prieto

Aficionados y compañeros de ediciones anteriores: Juan Ángel García, Juan Mateos, Alberto Marcos, Nacho García Amado…

Me gusta ponerlos a todos (espero no dejarme a nadie) porque el taller de tauromaquia es la suma de mucha gente que pone a nuestro servicio su tiempo, su ilusión y sus recursos. Es importante valorarlo y saber agradecerlo.

Y por supuesto, los más importantes, que sois vosotros, los que habéis puesto altísimo el listón de la próxima edición con un nuevo ejemplo de afición y amor por nuestra fiesta.


Os lo cuento, así fue nuestra temporada:

Comenzábamos nuestros entrenamientos en el Pinar de Antequera, junto a Valladolid, ahí donde un claro entre los pinos dibuja el ruedo en el que han soñado todos los que han querido ser en Valladolid. Aquí nos acompañó el maestro Pablo Santana.




Visitamos en nuestras sesiones de salón, junto a Alberto Durán y Ricardo Maldonado, la bellísima plaza de toros de Toro en Zamora. Un sitio donde sólo entrar al ruedo uno no puede evitar soñar con torear aquí algún día de verdad.








Pero la mayoría de los toreros, se refugian en el campo para entrenar. Esto es fácil para nosotros gracias a las facilidades que nos da nuestro amigo César Mata que nos deja disponer cuando queremos de su preciosa Quinta de Tierz. 
Allí, sintiendo la cercanía de los animales y el contacto con la naturaleza hicimos una nueva sesión de toreo de salón. Aprender a torear jugando a embestir.














La mayoría de nuestro grupo está formada por vallisoletanos. Todos hemos pasado muchas tardes sentados en el graderío de piedra del coso del Paseo de Zorrilla. Era el momento, por un día, de pisar el ruedo con nuestros trastos, allí donde vimos torear a Jorge Manrique, Roberto Dominguez, David Luguillano, Manolo Sánchez, Robles Palomar, Ortega, Joselito, El Cid, José Tomás... tantos que no cabrían en este blog. Pues allí mismo tuvimos la oportunidad de jugar al toro y pasar una tarde excepcional.

































Pero, claro, también hemos toreado, y bastante. 
Comenzamos en Cantoblanco, con becerras de lujo, encaste nuñez. Que no nos digan que sólo toreamos domecq porque este año ni olerlo.
Aquí debutaron los nuevos y los que llevamos más años pudimos quitarnos las telarañas del invierno.












































































Y de Cantoblanco pasamos a la finca Carmonita. Allí Pepe Mayoral cría sus "santacolomas". Comprobamos en primera persona que es verdad eso que dicen que cada encaste tiene una embestida diferente y la importancia de la firmeza.




























































Ya entrada la primavera, en el mes de mayo, fuimos a la ganadería de José Carlos Cañero. Hicimos una jornada completa, entrenamiento, comida campera, tertulia y tentadero.
Nos las vimos con un poco de todo, atanasias y vegavillares. Pero sobre todo tuvimos la suerte de contar con la visita de uno de nuestros toreros favoritos: Paco Carmona que nos explicó muchas cosas de eso que se llama "el toreo por dentro".






































Y así, casi sin darnos cuenta llegamos a nuestra última sesión. Volvimos casi donde empezamos.
A Cantoblanco, a torear las que quedaban de esa puntita de nuñez con las que arrancábamos nuestra temporada.
Aprovechamos para compartir una tarde con el maestro Santiago Luguillano. Celebración discreta, a nuestro modo de sus 50 años de alternativa.
Y os aseguro que veros torear compartiendo el burladero con el maestro son palabras mayores. Una lección de tauromaquias más sencillas, más eficaces quizás más sinceras y más toreras.






















































En fin, esta fue nuestra temporada, modesta, sin lujos pero hecha con lo mejor de cada uno de los que habéis participado. A mí desde luego, este año no se me va a olvidar.