Bienvenidos a nuestro blog

Este blog estará siempre abierto a aquellos que de forma independiente y desinteresada deseen aportar su granito de arena para difundir y engrandecer la cutura de la tauromaquia en cualquiera de sus manifestaciones.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Soltar la cara: tres por una


Ahora resulta que de un tiempo a esta parte los toros sueltan la cara.

Esta expresión que se ha ido poniendo de moda últimamente, cada día me resulta más irritante.

Sobre todo si la oigo en boca de prestigiosos comentaristas o si la leo en blogs que presumen de ser custodios de la pureza taurina, que de esta moda ya no se libra nadie.

Seamos serios.

Una de las mejores cosas de la tauromaquia es su apuesta permanente por la economía y en tiempos de recortes es cosa esta muy apreciable. Se dice durante la lidia que el mejor capotazo es aquél que no se da.

Una de las mejores cosas del lenguaje taurino es que para cada cuestión tiene una palabra que la define con precisión absoluta. Una es suficiente, no necesita tres.

Ahora resulta que hay toros que sueltan la cara en el embroque, o que vienen con la cara muy suelta.

Y no entiendo yo muy bien qué es eso de soltar la cara.

Como otras veces, he preguntado a los expertos y me han ilustrado:

Manuel Caballero me explicó:

- Que sí Felipe, que lo has visto muchas veces: suelta la cara el toro que mueve la cabeza de un lado a otro, haciendo incierta la embestida, sin fijeza en las acometidas y corneando desordenadamente.

- ¡Ah bueno! Entonces es que calamochea.
 

Finito, me lo dejó dfinitivamente claro:


- Eso es Felipe, suelta la cara el toro que tira un golpe con las astas levantando la cabeza con un cambio brusco de dirección.

- Ya lo entiendo, entonces es que derrota.


Viene esto a cuento de un ecotoro al que se le cayó la cabeza en un encierro infantil. Ese si que soltó la cara.

Por cierto: ¿he dicho "ecotoro"? Bueno, esto mejor lo dejo para otro día, porque me conozco…

No hay comentarios:

Publicar un comentario