Bienvenidos a nuestro blog

Este blog estará siempre abierto a aquellos que de forma independiente y desinteresada deseen aportar su granito de arena para difundir y engrandecer la cutura de la tauromaquia en cualquiera de sus manifestaciones.

miércoles, 5 de junio de 2013

Juan Hidalgo, un ejemplo para los aficionados.


Cuando lo conocí me ofreció su mano y me dio su tarjeta. Bajo la imagen de un toro únicamente ponía “Juan Hidalgo, aficionado taurino” y, la verdad, me sorprendió. 

Lo demás lo descubrí después.

Y es que este hombre, no tiene remedio.

Dice que de joven quiso ser torero y no pudo. Ahora que es mayor hay días que querría ser joven para volverlo a intentar.

Y digo yo, ¿para intentar qué? Si es un torero de arriba abajo.

Los que tenemos el placer de conocerle lo sabemos bien.

Los que hemos tenido el honor de compartir ruedo con él le tememos y admiramos a partes iguales.

Tiene el temperamento de quien no se dejará ganar nunca la pelea.

Atesora el valor del que sabe que no se va a quitar.

Posee el arte, la tranquilidad y el reposo que da la edad. Y todo ello envuelto a partes iguales de modestia y sabiduría.

Es buena gente, cariñoso y amable. Por nada del mundo se pierde un curso, un tentadero, la más mínima ocasión de torear y, con la ilusión de un maletilla, disfruta cada muletazo como si fuera el último. Como si fuera el primero. Un ejemplo de afición. 


 "Una vez salió una vaca con tanto genio que a punto estuvo de desbordar a un matador de toros. A continuación salió un tipo delgado, mayor, frágil y le dio distancia. La muleta chiquita y por delante. No acertó a fijar la embestida y la vaca le arrolló. Refugiado en el burladero se me encogió el ánimo al verle en el suelo y tuve miedo. Recuerdo la mirada de fuego de aquel torero cuando nuevamente le dio el pecho a la vaca y le dijo "tú vas a pasar aquí por mis cojones". Citó a la vaca y pasó, no una vez sino tres. Sólo después de eso, se tomó la molestia de mirarse". Ese torero era Juan Hidalgo. Encina Hermosa 9 de abril de 2011.

3 comentarios:

  1. Nunca olvidare cuando nos conocimos ni tampoco que era el tecer Curso de Aficionados Prácticos Taurinos, el primero lo hizo la Escuela Marcial la Landa de Madrid y los dos siguientes en los cuales asistimos ambos ademas de muchos más A.P.T. de los cuales guardo un grato recuerdo, fueron en Encina Hermosa propiedad de una gran persona el ganadero Mariano Cifuentes; la verdad que llevaba 43 años sin ver un pitón, la presencia de todos los asistentes me dio fuerzas y especialmente vuestro grupo Felipe, ¡Inolvidable! y guardo como un tesoro de la amistad el estoque de aluminio "ayuda" que tan generosamente me regalaste, sin duda aquellos días fueron para mí "La salida del Armario Taurino", aun que parezca mentira desde entonces una razón más para vivir.
    Un Fuerte abrazo para toda tu familia y gracias por tu amistad.

    ResponderEliminar
  2. Los que tenemos el placer de conocerlo disfrutamo de el al máximo, buena gente y mejor torero, un abrazo Amigo..

    ResponderEliminar
  3. Los que tenemos el placer de conocerlo disfrutamo de el al máximo, buena gente y mejor torero, un abrazo Amigo..

    ResponderEliminar